8 posibles señales de que tu gato te está protegiendo

Te sorprenderá descubrir que los gatos son bastante territoriales. Los gatos pasan la mayor parte de su tiempo protegiendo su territorio, que incluye su casa y, normalmente, a ti.

Incluso se han dado casos de gatos que atacan a intrusos o animales que amenazan a los miembros de su familia.

Sin duda, esto es una forma de halago: Si tu gato te protege, aunque sea de tu compañero de piso o de tu pareja, significa que tu gato confía en ti y te quiere.

A continuación, veremos las señales que indican que tu gato se encuentra en modo de protección. También veremos los comportamientos territoriales típicos de los gatos, incluidos aquellos que muestran cuando están amenazados.

Quizás te interese: 10 razas de gatos que actúan como “gatos guardianes”

¿Cómo sé si mi gato me protege de un peligro real?

Pon atención a la siguiente señales y saca tus conclusiones:

Pelaje hinchado

Pelaje hinchado de un gato que se prepara para la pelea

Cuando los gatos se sienten amenazados y están preparados para defenderse a sí mismos o a ti, tienden a hinchar su pelaje, haciéndolo parecer mucho más grande.

Notarás que el pelaje está especialmente esponjado a lo largo de la columna vertebral y la cola, lo que se llama piloerección. Se trata de una respuesta a través del sistema nervioso que se produce debido a los reflejos naturales en reacción al shock, la ira o el miedo.

Espalda arqueada

gato con la Espalda arqueada para mostrar mayor volumen

Los gatos utilizarán una variedad de signos de lenguaje corporal para mostrar que están actuando a la defensiva. La mayoría de los gatos arquean la espalda, se ponen de lado y caminan casi como un cangrejo, además de saltar con las patas rígidas.

Todas estas señales están diseñadas, para que el gato parezca grande y amenazante hacia el intruso.

Movimiento de la cola

Movimiento de la cola

La cola de un gato es una buena forma de leer su estado de ánimo de un vistazo.

Cuando tu gato no está seguro de dónde están las cosas, su cola se mantendrá baja en el suelo y normalmente se agitará de un lado a otro con movimientos rápidos. Sin embargo, la cola puede hincharse y mantenerse baja con el trasero elevado, igual que la postura tradicional del gato de Halloween.

Esta posición puede ser ofensiva o defensiva.

Movimiento de las orejas

Movimiento de las orejas hacia atrás cuando tu gato está en modo de ataque

Normalmente, las orejas de un gato permanecen desplegadas y eventualmente girando, lo que le permite mantenerse alerta y escuchar todos los sonidos a su alrededor.

Cuando un gato está en modo de ataque o de protección, sus orejas normalmente se echan hacia atrás, pero sin aplanarlas completamente.

Esto le ayudará a protegerlas, sin perder la percepción de su entorno.

Pupilas de los ojos

pupilas cerradas del gato cuando se enfoca para un ataque

Cuando un gato se enfrenta al peligro, establecerá un intenso contacto visual y las pupilas estarán muy cerradas o completamente dilatadas.

Si el gato está en una posición más defensiva que ofensiva, las pupilas suelen estar dilatadas y el ceño fruncido. La dilatación de los ojos proporciona al gato una visión periférica mucho más amplia, para que pueda observar mejor cualquier peligro que se le acerque.

Por otro lado, en un gato agresivo, lo más probable es que tenga las pupilas estrechas, ya que esto le otorga percepción de profundidad mucho mayor, para poder definir su mejor ataque.

Posiciones de los bigotes

posición de los bigotes

Si un gato se siente ansioso o asustado, sus bigotes comenzarán a moverse hacia atrás, casi siempre al mismo tiempo que sus orejas. Cuanto más asustado esté el gato, más llevará hacia atrás sus bigotes como medida de protección.

Vocalizaciones, bufidos y gruñidos

gato bufando

En este punto no cabe ninguna duda de que tu gato está en modo de protección. Cuando tu gato empieza a bufar y gruñir, está enviando una advertencia. Está diciendo que está enfadado, molesto o asustado y le está diciendo a la amenaza que se aleje.

El bufido es también una forma eficaz de mostrar una de sus mejores armas: sus afilados dientes. A veces, el siseo va acompañado de un golpe de garra en dirección a la amenaza.

En general, el gato quiere evitar la confrontación, por lo que su lenguaje corporal combinado con gruñidos y bufidos son advertencias de que el intruso no debe meterse con él.

Morder y arañar

gatos mordiendo y arañando en una pelea

Si no se hace caso a sus advertencias, el gato entrará en modo de ataque total. Para ello, usará más las garras que los dientes, ya que es más seguro porque no necesita acercarse tanto al intruso.

Se han dado varios casos de gatos que han atacado a personas y animales mordiendo y arañando para proteger a sus seres queridos.

Comportamientos territoriales

gato mostrando un comportamiento territorial

El gato demuestra varios comportamientos territoriales, principalmente a través del marcaje. Lo habrás visto cuando frota las mejillas y el cuerpo contra los objetos de tu casa, incluidos tú y tu familia. También puede marcar arañando y los machos no castrados rocían orina.

Además, el gato también muestra su naturaleza territorial con agresividad. Si el gato del vecindario está de visita frente a su casa, es posible que tu gato empiece a sisear y a golpear las ventanas en dirección al intruso.

Comportamientos típicos de los gatos cuando están amenazados

Además de las conductas agresivas manifiestas, el gato suele tener una respuesta de huida o lucha ante el peligro. Así, o bien se pelea, o corre y se esconde. Otras veces puede quedarse paralizado.

La forma en que un gato reacciona en una situación en la que existe una amenaza directa depende completamente del temperamento y la personalidad del gato. Algunas razas actúan como verdaderos gatos guardianes.

Sin embargo, no todos los gatos estarán interesados en proteger a nadie más que a sí mismos, y eso no tiene nada de malo.

Conclusión

Ten en cuenta que no puedes confiar en estos signos para determinar si tu gato te está protegiendo.

Diferentes circunstancias pueden hacer que se produzcan estas respuestas, como que una luz brillante haga que las pupilas de tu gato se estrechen.

Normalmente, cuando un gato entra en modo de protección, la mayoría de estos signos, si no todos, se producirán de manera gradual.

Sin embargo, aunque muchos gatos tratarán de protegerle en determinadas circunstancias, no todos lo harán.

Algunos gatos son tímidos y ansiosos por naturaleza y no son tan propensos a cuidar de ti de esta manera.

Simplemente disfruta del tiempo que pasas con tu gato sin ninguna expectativa, y acabarás apreciando su compañía en general.

error: Content is protected !!