Persa

Pocas razas de gatos gozan de tanta adoración a nivel mundial como el gato persa.

Pero la popularidad de esta raza no es algo nuevo. Desde hace mucho tiempo, este gato ha sido amado por personas pertenecientes a todos los estratos. Desde las élites, gobernantes, hasta el ciudadano de a pie.

La mejor personalidad…

Uno de los rasgos más atractivos del gato persa es su personalidad afectuosa y tranquila.

No es el tipo de gato que arrasa con tu casa en mitad de la noche, despertando a todo el mundo con un fuerte estruendo.

En cambio, el persa tiende a ser una dócil criatura, que se pasa el tiempo enroscado en tu regazo.

Payaso y juguetón, pero…

Aun así, resulta divertido jugar con el. Sólo basta con sacar tu puntero láser o un ratón de juguete, para qué tu persa se lo pase en grande, a la vez que hace gala de graciosas payasadas.

Sin embargo, será una breve sesión de juego. A este gato no le gusta derrochar grandes cantidades de energía, ni siquiera cuando se divierte.

Así que, prepárate para un breve período de juego, al que le seguirá, un largo lapso de siesta y tranquilidad.

Poco exigente pero selectivo…

Aunque es un felino bastante cariñoso, no es para nada exigente.

Estará abierto a recibir tu cariño siempre que quieras dárselo, pero no te molestará intentando llamar tu atención.

También es una criatura muy selectiva, que sólo demuestra su afecto a un grupo muy selecto y cercano dentro de su entorno.

Características básicas

  • Altura: 35 a 45 cm
  • Peso: 3 a 7 kg
  • Esperanza de vida: 10 a 15 años
  • Colores: Azul, negro, blanco, crema, rojo, chocolate, lila, plateado, dorado, sombreado, humo, atigrado, calicó, bicolor [1]
  • Adecuado para: Familias y personas tranquilas que permanezcan gran parte de tiempo en la casa
  • Temperamento: cariñoso, regio, tranquilo, dulce, sosegado y exigente al elegir su círculo cercano.

Convivencia

Características y comportamientos basados en experiencias y opiniones de sus dueños:

Te encantará

  • Buenos con niños mayores
  • Amigos de mascotas tranquilas
  • Cariñoso, tolerante y dulce.

Un poco de cuidado y paciencia

  • No le va bien en climas cálidos
  • Alta exigencia de mantenimiento (pelaje y aseo en general).

Seguro lo solucionarás

  • Propenso a una serie de problemas de salud.

Antes de Comprar un Gato Persa

Camada de gatos Persas

Cualidades, disponibilidad y precio

Energia:2 out of 5 stars
Salud:2 out of 5 stars
Sociabilidad:4 out of 5 stars
Adiestramiento:2 out of 5 stars
Longevidad:4 out of 5 stars
Disponibilidad y precio:2 out of 5 stars

¿Qué precio tiene un gatito persa?

El gato persa es algo más que un compañero mimoso. En cierto modo, también es un símbolo de estatus que, junto con su popularidad, le convierten en un ejemplar bastante costoso.

Por otro lado, existen diferencias de precio en función de su apariencia. Por ejemplo, los persas blancos suelen ser mucho más caros que sus homólogos de otros colores.

En promedio, los gatitos persas cuestan entre 1.300 y 1.500 dólares. Ciertos colores, en particular el blanco, se sitúan en la parte superior de este rango de precios y, en ocasiones, son incluso más caros.

Los gatos persas adultos son más baratos que los gatitos, pero también más caros de lo que parece.

Es posible que encuentres un persa adulto por tan sólo 600 dólares, pero dependiendo de las circunstancias, podrías acabar pagando 1.000 dólares o incluso más.

Con el adulto, tienes la ventaja de que, es posible ver cómo es su personalidad, al igual que cualquier otro rasgo de carácter que haya desarrollado.

Mirándolo positivamente, esto significa que podrás encontrar un gato persa adulto con los rasgos que buscas, en lugar de esperar que un gatito se convierta en la mascota que deseas.

Sobre los creadores y las buenas prácticas de cría

Otro factor que influye en el precio es la reputación del criador. Los más consolidados y acreditados, tienden a cobrar más por sus gatitos.

Sin embargo, esto no obedece necesariamente a un fenómeno caprichoso, relacionado a dicho reconocimiento. La ventaja con ellos, es que proporcionan felinos sanos que, por lo general, han sido sometidos a pruebas para detectar enfermedades y dolencias comunes.

Además, están en la capacidad de ofrecer una garantía de salubridad por escrito, tienen a los padres de los gatitos bien documentados y por lo general, te permitirán conocer la camada antes de tomar una decisión.

3 datos acerca de los gatos persas que quizás no conozcas

Gatito Persa

Fueron traídos a Europa por primera vez en 1626

La raza persa se originó en la antigua Mesopotamia (actualmente Irán), pero durante siglos se la conoció como Persia; de ahí el nombre de la raza.

Pietro Della Valle fue un noble italiano que viajó por todo el mundo y descubrió estos gatos durante sus viajes. Se le atribuye haber traído los primeros gatos de pelo largo a Europa en 1626.

Antes de esta época, todos los gatos de pelo largo procedentes de Oriente Medio se llamaban gatos asiáticos, y se criaban habitualmente juntos.

Pero pronto, esta raza cambiaría para siempre cuando su popularidad se consolidó, tras la adquisición de varios ejemplares por parte de la reina Victoria.

A la reina Victoria le gustaban los gatos persas

En la actualidad, cuando una raza particular de felinos pertenece a una celebridad, dicha raza recibe un notable impulso de popularidad.

Sin embargo, este fenómeno no es nada nuevo. De hecho, se remonta a cientos y quizas más años atrás.

A mediados del siglo XIX, la reina Victoria puso de moda esta raza cuando adquirió por primera vez dos persas azules.

Esto provocó una explosión en la popularidad de la raza, haciendo que muchas personas, quisieran tener gatos con un aspecto similar a los de la Reina.

Pronto, esto también dio lugar, al desarrollo de un profundo cariño por parte de muchos británicos hacia los felinos.

De repente, los gatos domésticos eran algo de gran importancia ya que, antes de esto, eran criaturas valoradas únicamente por sus habilidades para cazar roedores, y no se consideraban miembros queridos de la familia.

Con el tiempo, la Reina adquirió también un gato persa blanco y negro. Se llamó White Heather y sobrevivió a la Reina, siendo adoptado por su hijo tras su muerte.

Les va mejor en interiores

Aunque muchas razas de gatos se desenvuelven igual de bien en el exterior o en el interior de la casa, y algunas incluso prefieren estar en el exterior, los gatos persas se mantienen mejor en el interior por varias razones.

En primer lugar, tienen un pelaje largo y frondoso que se enreda, además de recoger todo tipo de residuos y suciedad que no desaparece por sí sola.

Así que, dejar que tu persa salga al exterior, significará que su pelaje va a requerir una gran cantidad de trabajo adicional.

Por otro lado, al contrario de muchas otras razas, los gatos persas no son buenos luchadores.

Por lo tanto, no les irá bien al defenderse contra los peligros que los gatos suelen enfrentar en el exterior como, por ejemplo, gatos y perros agresivos, coyotes e incluso, personas malvadas.

Además, los gatos persas son dóciles y simplemente prefieren pasar su tiempo enroscados en el interior de su hogar.

Temperamento del Gato Persa

Gato Persa tomando el sol

Aunque la mayoría de los gatos son quisquillosos, el persa no lo es. Tampoco son animales demasiado activos.

De hecho, prefieren pasar el tiempo holgazaneando en el asiento más cómodo de la casa. Claro, si tu regazo está disponible, preferirán sentarse allí.

Es un felino muy cariñoso capaz de recibir tanta atención y cariño como tú estés en disposición de darle.

Sin embargo, a diferencia de muchas otras razas, no es exigente con su deseo de afecto.

Así que, será feliz de recibir tu cariño cuando estás disponible, pero también de esperar pacientemente cuando no lo estás.

¿Son buenos para las familias?

A los gatos persas no les gustan los hogares ruidosos e hiperactivos. Prefieren lugares pacíficos alrededor de personas tranquilas que encajen con su comportamiento, igualmente tranquilo.

Aun así, son excelentes mascotas para la familia. Sin embargo, debes saber que se trata de un gato que sólo se relaciona, con las personas que él considera como sus favoritas.

Con los niños…

Por otro lado, los persas pueden ser excelentes en hogares con niños tranquilos. Si tus hijos son bulliciosos, ruidosos e hiperactivos, entonces el persa no es una buena opción.

Pero si tienes un hogar tranquilo con niños crecidos que entienden cómo manejar a las mascotas, entonces tu persa encajará bien.

¿Se lleva bien con otras mascotas?

El comportamiento de un persa depende en gran medida de la manera en que lo traten los demás.

Mientras que muchos gatos son naturalmente reacios a los caninos, los persas generalmente no lo son.

Si tu perro es tranquilo y trata bien a tu persa, éste no tendrá ningún problema en acurrucarse con él. Pero si tu perro lo mordisquea o le causa ansiedad, no se llevarán bien con el.

Cuidado y Salud del Gato Persa [2]

hermoso gato Persa concentrado en un ave

Requisitos de alimentación y dieta

Muchos gatos persas tienen caras planas y mandíbulas cortas que les dificultan comer y beber, además de causarles problemas respiratorios.

Por ello, es conveniente complementar la dieta de tu gato con abundante comida húmeda, ya que esta suele ser más fácil de comer para ellos.

Aun así, las croquetas secas son aceptables, especialmente para los persas que no tienen la cara demasiado achatada.

También existen croquetas especialmente diseñadas para gatos con cara muy aplanadas como los persas. Consulta con tu veterinario para ver las mejores opciones en tu localidad.

Adicionalmente, el gato persa tiene otro problema que se debe tener muy en cuenta. En comparación con otras razas, su largo y abundante pelaje genera una cantidad excesiva de bolas de pelo.

Así que, tu persa posiblemente se beneficie de una fórmula alimenticia con alto contenido de fibra, y especialmente diseñada para controlar las bolas de pelo y así mitigar el problema.

Ejercicio

Como ya hemos dicho, los persas son una raza especialmente dócil. No gastan mucha energía y en lugar de eso, pasan gran parte del tiempo holgazaneando en el sofá, la cama u otros lugares agradables.

Es posible que tu persa muestre de vez en cuando una explosión de actividad durante un breve e intenso periodo de juego, pero eso será lo máximo que debes esperar.

Por suerte, eso es todo lo que necesitan. No es necesario ejercitar a tu persa. Sólo asegúrate de sacar el puntero láser o un ratón de juguete de vez en cuando; de modo que tenga la oportunidad de realizar esas enérgicas pero cortas sesiones de ejercicio.

Adiestramiento

Los gatos persas no son estúpidos, pero están lejos de ser los más inteligentes.

No son muy adiestrables y, en el mejor de los casos, están considerados como lentos para aprender.

En su mayoría, prefieren observar desde lejos en lugar de involucrarse en cualquier actividad de aprendizaje.

Aseo

El bonito y abundante pelaje que caracteriza a los persas requiere bastante mantenimiento, y probablemente, esa sea la parte más difícil de tener un gato de estos.

Tendrás que cepillar ese pelaje todos los días para evitar que se apelmace, y se convierta en un desastre total.

Además, el Persa no es un gato capaz de desprenderse de la suciedad por sí solo, así que si sale al exterior, el mantenimiento de su pelaje se tornará especialmente complicado.

Los persas también necesitan bañarse por lo menos una vez al mes. Además, tendrás que cepillar sus dientes varias veces a la semana como mínimo, ya que son susceptibles de padecer enfermedades periodontales debido a la forma de su cara.

También son propensos al lagrimeo excesivo y algunos producen demasiado moco.

Esto significa que debes limpiarles los párpados para evitar las lagañas, y su nariz, para que no embadurne todo a su paso con mocos.

Salud y condiciones [3] [4]

Los gatos persas de pura raza son susceptibles de padecer una amplia gama de problemas de salud, que van desde condiciones leves, hasta enfermedades que ponen en peligro su vida.

Afecciones menores

  • Dificultades respiratorias [3]
  • Maloclusiones dentales [3]
  • Lagrimeo excesivo [3]
  • Ojo de cereza (que puede degenerar en o seco)
  • Entropión (pestañas que rozan contra el ojo)
  • Sensibilidad al calor
  • Enfermedad periodontal.

Afecciones graves

  • Tiña
  • Enfermedad renal poliquistica [4]
  • Seborrea oleosa.

Macho vs. hembra

Existen algunas diferencias importantes entre el gato persa macho y la hembra.

Físicamente, son muy similares, aunque los machos tienden a ser más pesados, llegando a los 6 kg. Por lo general, las hembras se sitúan en un rango de 4 a 6 kg.

En términos de temperamento, tanto machos como hembras castrados/esterilizados mostrarán un comportamiento muy similar.

Pero los gatos que no están castrados mostrarán mayores diferencias. Estos tienden a ser bastante agresivos y territoriales, y pelean cuando se sienten amenazados.

También tienden a rociar orina para marcar su territorio. Además, tendrán un fuerte impulso sexual que puede llevarles a escaparse, con la esperanza de alcanzar una hembra fértil.

Las hembras que no están esterilizadas entran en celo, lo que puede dar lugar a una gata ansiosa y ruidosa, que se pasea por la casa llorando sin motivo aparente.

Conclusiones

Los gatos persas son conocidos por su actitud regia, su comportamiento tranquilo y su suntuoso pelaje.

Así que, mientras puedas soportar el exagerado mantenimiento que exige su largo pelaje, el gato persa es una mascota cariñosa y afectuosa, perfecta para cualquiera con una personalidad igualmente tranquila.


Fuentes y enlaces

[1] Patterson, J. (2019, August 6). The Persian Breed. CFA. Retrieved February 3, 2022, from https://www.tica.org/breeds/browse-all-breeds?view=article&id=1416:persian-breed-of-the-week&catid=48Persian Breed Standard – The Cat Fanciers’ Association, Inc. (n.d.). CFA. Retrieved February 3, 2022, from Persian Breed Standard – The Cat Fanciers’ Association, Inc

[2] Patterson, J. (2019, August 6). The Persian Breed. TICA. Retrieved February 3, 2022, from The Persian Breed

[3] Sieslack, J., Farke, D., Failing, K., Kramer, M. y Schmidt, MJ (2021). Correlación del grado de braquicefalia con el nivel de exoftalmos, vías respiratorias reducidas y grado de mala alineación dental en gatos persas. PloS uno , 16 (7), e0254420. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0254420

[4] Noori, Z., Moosavian, H. R., Esmaeilzadeh, H., Vali, Y., & Fazli, M. (2019). Prevalence of polycystic kidney disease in Persian and Persian related-cats referred to Small Animal Hospital, University of Tehran, Iran. Iranian journal of veterinary research, 20(2), 151–154.

error: Content is protected !!