11 razas de gatos parecidos a tigres, guepardos, leones y pumas

¿Alguna deseaste tener un tigre, guepardo o puma como mascota?

Aunque sería increíble ver a estos majestuosos animales de cerca, son animales salvajes que no deben tenerse en casa ni en ningún zoológico.

Además, la posibilidad de ser destripados por uno de estos felinos hace que sea una propuesta un poco complicada.

Ahora, si te gusta el aspecto de grandes felinos como tigres, guepardos y pumas, y quieres un gato menos peligroso para tu familia, deberías considerar alguna de las siguientes 11 razas de gatos domésticos, que se parecen increíblemente a los tigres y otros grandes felinos. Incluso, algunas de estas razas fueron diseñadas especialmente para cumplir con este propósito.

Por supuesto, cabe señalar que muchos gatos mestizos sin pedigrí presentan marcas parecidas a las de los tigres. Así que también, deberías considerar la posibilidad de visitar un refugio, y mirar si tienes la suerte de encontrarte un tigre miniatura para adoptar.

Razas de gatos que parecen tigres

Razas de gatos que parecen tigres

Bengala

los gatos bengalí igualiticos a un tigre de bengala de verdad

Comenzamos con nuestra lista de razas que parecen tigres, con el Gato Bengala. Se trata de una especie que se desarrolló en los años 60 a partir de cruces entre gatos domésticos y salvajes.

Es un animal robusto de tamaño mediano a grande, con una cola gruesa y un cuerpo elegante. Sus patas traseras son especialmente fuertes, lo que les permite saltar a grandes alturas y mantenerse en ellas con facilidad.

Su cabeza se caracteriza por sus largas y puntiagudas orejas, su pronunciado hocico y su fuerte mandíbula. Quizá lo más llamativo sean sus ojos verdes y claros.

Lo que realmente destaca en comparación con otras razas es su pelaje. El cuerpo se distingue por tener unas manchas oscuras casi circulares que se encuentran habitualmente en los leopardos.

Los colores van del marrón rojizo al negro, con diferentes tonalidades. La base de su pelaje puede ser amarilla, crema, marfil, dorada o naranja.

Aunque las manchas les dan la apariencia de un leopardo, también tienen rayas definidas y bastante distintivas que los hace parecer a un tigre, sobre todo en su cara.

Toyger

la cara de un gato toyger que parece un tigre

Al igual que el gato de Bengala, el Toyger es el resultado de cruces selectivos bajo la supervisión de criadores.

En efecto, no sólo se trata de una raza de gato que por accidente se asemeja a un tigre, sino que ese fue el objetivo expreso de su cría, tanto que el nombre de la raza se traduce como “tigre de juguete”.

Su aspecto de tigre se aprecia en su gruesa y larga cola, su pelaje corto con tonos anaranjados, dorados y amarillos y su abundante cantidad de rayas.

El Toyger es una raza de gato muy activa a la que le encanta correr, saltar, jugar y explorar. A la hora de adoptar uno de estos ejemplares, es vital que tengas en cuenta el nivel de actividad que requieren.

Si no cuentas con el tiempo suficiente para atender y ofrecer a este gato todo lo que necesita, es posible que surjan problemas de comportamiento que pueden afectar gravemente su bienestar.

Mau egipcio

hermoso Mau egipcio que parece un tigre plateado

Como su nombre lo indica, el Mau Egipcio es originario de Egipto, donde fue considerado como un animal sagrado en la antigüedad.

Así lo demuestran las innumerables obras de arte que representan a la raza. Este gato es de tamaño medio y tiene una fuerte musculatura. La cabeza es redondeada, la mandíbula firme y sus orejas son bien puntiagudas.

De todas las razas de gatos, el Mau Egipcio tiene uno de los pelajes más singulares. Destaca por ser semilargo y muy brillante, en color humo, plata o bronce.

También tienen rayas oscuras que contribuyen a darles su aspecto de tigre. Su cola es larga y gruesa, pero más ancha en la base.

En cuanto a su personalidad, el Mau Egipcio es un gato afectuoso y cariñoso que también tiene algunas tendencias territoriales.

Además, destaca por ser una raza que no se adapta bien a las bajas temperaturas, así que tenlo en cuenta en caso de que quieras adoptar uno.

Pixie Bob

De los gatos que parecen tigres el Pixie Bob es el más pequeño

Con un peso de 3 a 5 kilogramos, el Pixie Bob es el resultado del cruce entre un gato montés y un gato de granero.

El tamaño de esta raza varía de pequeño mediano y sus ojos se presentan en varios colores como azul, verde o amarillo.

A pesar de parecer tigres, son relativamente tranquilos, muy sociables y juguetones. Esto significa que se lleva bien con los niños y otras mascotas.

Razas de gatos parecen guepardos

Razas de gatos que parecen guepardos

Cheetoh (Guepardo)

Cheetoh el gato chita que parece un guepardo

Otra raza de gato que parece un gato salvaje es el Cheetoh. Este gato es más pequeño que otros que se parecen a los tigres, pesa unos 10 kg y mide unos 30 cm a la cruz.

Sus características son similares a las del Ocicat, aunque también posee ciertos elementos distintivos. Entre ellos destaca su carácter especialmente amable y afectuoso, a pesar de su apariencia de gato salvaje.

El Cheetoh es un gato con mucha energía, por lo que no es extraño verlos correr, jugar y saltar durante todo el día.

También pueden ser muy curiosos por lo que pasan mucho tiempo explorando. Por ello, hay que tener cuidado con los objetos que puedan ser derribados o dejar materiales dañinos a su alcance.

El pelaje de este felino se asemeja al del tigre, pero sus marcas corporales son claramente más parecidas a las del guepardo, característica que le da su nombre.

Esto se debe a las manchas oscuras que siempre son de tonos más oscuros. Las rayas de tigre pueden encontrarse en otras partes de su pelaje. Sus ojos son redondeados e, invariablemente, verdes.

Savannah

El gato Savannah tiene el pelaje y el porte de un guepardo

Esta raza apareció por primera vez en el año 1986 y es el resultado de otro cruce en el que interviene una raza salvaje que en este caso se trata de un Serval africano y un gato doméstico.

Sin duda, esta es una de las razas que por su tamaño y manchado más se asemeja a los grandes felinos, pero especialmente al Guepardo.

Estos gatos son activos, ágiles y curiosos. Mantienen un gran parecido físico con los gatos salvajes, pero su carácter es mucho más parecido al gato doméstico. Pueden medir hasta 60 cm y pesar hasta 25 kg. Por eso se les considera una de las razas de gatos domésticos más grandes del mundo.

Otro sello distintivo de esta raza son sus orejas redondeadas, que son grandes y se inclinan ligeramente hacia atrás.

El gato Savannah tiene diferentes tonos de color en los ojos que pueden variar entre el amarillo, el verde y el azul.

Su cola es de longitud media y se adelgaza en la punta. Su pelaje puede variar de un individuo a otro, pero generalmente presenta tonos anaranjados y ámbar, acompañados de rayas y manchas negras, similares a las de guepardo más que a las de un tigre.

Ocicat

Unos dicen que el Ocicat parece un tigre pero a mí me parece mas un guepardo

El Ocicat se llama así porque es una mezcla entre un ocelote y un gato doméstico. Son de tamaño medio a grande, aunque los machos suelen ser más grandes que las hembras.

Se caracteriza por tener un cuerpo musculoso y macizo, con una cabeza redondeada y una ligera elevación en el puente de la nariz, donde ésta se une a la frente.

Sus patas son largas, pero proporcionadas al resto del cuerpo. La cola es larga y fina, y su base más gruesa que la punta. En cuanto a las orejas, son notablemente grandes y tienen mechones de pelo en su interior.

El pelaje de estos gatos tiene manchas que predominan sobre las rayas, y una contextura delgada y atlética que le otorgan el aspecto de un gran felino como el guepardo.

En cuanto al color del pelaje, el Ocicat presenta partes oscuras sobre una base de color brillante que es dorada, rojiza o marrón.

Razas de gatos que parecen pumas

Razas de gatos que parecen pumas

Chausie

Chausie un gato muy parecido al puma

El gato Chausie es otra raza enérgica. Le gusta pasar el tiempo corriendo y saltando. Sin embargo, cuando se aburren, pueden volverse inquietos y destructivos en el hogar.

Por ello, siempre habrá que proporcionarle suficiente interacción en forma de juegos y afecto, así como un adecuado bienestar ambiental. En cuanto a sus características físicas, al igual que el Cheetoh pesan aproximadamente 10 kg. Tienen un cuerpo bien equilibrado y proporcionado que definitivamente se parece a un puma.

Los ojos del Chausie son atentos, sus orejas apuntan en ángulo y sus patas son largas. En cuanto al pelaje del Chausie, éste puede presentarse en varios colores.

Entre estos, el más común es el marrón tintado con marcas y rayas que no son tan definidas como otros gatos en esta lista. Y estas son las principales razones por las que este felino se parece más al puma que al tigre.

Abisinio

El Abisinio definitivamente es un puma en miniatura

Se trata de un gato doméstico que gracias a su figura esbelta pero musculosa y su patrón de color. se parece más a un puma que a un tigre.

El abisinio es un animal cariñoso y muy activo. A su elevada actividad se une su gran inteligencia.

Son tan inteligentes que incluso pueden aprender algunos trucos básicos. Su cabeza tiene una curva suave, sus ojos están algo separados y pueden ser de tonos ámbar, amarillo, verde o azul.

El pelaje del abisinio es suave, brillante y de longitud media. Al igual que el gato Chausie, el abisinio tiene un patrón de manchas oscuras en su pelaje.

Dichas manchas se distribuyen en rayas oscuras con bandas más claras, estas últimas suelen ser marrones o rojizas, pero no tan marcadas. Esta es la principal característica que lo hace parecer un puma ligeramente oscuro que a un tigre.

Gatos que parecen leones

Razas de gatos que parecen leones

Somalí

el gato Somalí es un gato peludo que parece un león

Esta raza de gato es la versión de pelo largo del abisinio. Esto incluye también su personalidad, ya que también es juguetón y derrocha energía. Debido al pelaje más largo, en lugar de un puma, más bien parece un león en miniatura, pero con más pelo.

Para mantener el pelaje libre de enredos, requieren prácticas regulares de aseo, que deben establecerse cuando aún es un gatito.

Maine Coon

un majestuoso Maine Coon que parece un león en miniatura

Conocido por su gran melena, idealmente parece un león. El Maine Coon es famoso por ser la raza de gato domesticado más grande, comúnmente apodado el «gigante gentil».

Debido a su tamaño, a menudo se ha utilizado como un excelente animal de terapia. Al igual que los leones, estos gatos tienen melena, sólo que, en este caso, también la tiene la hembra.

La gruesa capa que lo cubre lo hace muy adecuado para las duras condiciones invernales. Además del pelaje de dos capas, también tiene una cola larga y tupida.

En términos de personalidad, son relativamente tranquilos y tienen una inteligencia superior a la media. También son muy cariñosos y entrenables, lo que los hace aptos para que los cuiden las familias.

 

error: Content is protected !!