Van Turco

El Van Turco es un gato cuya raza es considerada como una de las más antiguas y raras del mundo, a la que se le atribuyen orígenes mitológicos.

Se cree que surgió orgánicamente en el suroeste de Asia cerca de un lago aislado conocido como ‘Lago Van’ en Turquía.

El más aventurero…

Siempre está en movimiento y quiere pasar su tiempo jugando, trepando y explorando por lo que seguramente, lo encontrarás encaramado en el mueble más alto de la casa.

Así que, asegúrate que dicho mueble no tenga objetos valiosos, ya que tu Van Turco podría derribarlos, ya sea a propósito o simplemente, debido a su torpe, pero encantadora naturaleza.

Nunca te aburrirás…

El gato Van Turco es un felino atlético y muy enérgico con una fuerte pasión por las travesuras, que llenará tu vida de acción y entretenimiento.

Sigue leyendo para conocer más acerca de este travieso, pero encantador felino…

Características básicas

  • Altura: 35 a 14 cm
  • Peso: 3 a 8 kg
  • Esperanza de vida: 13 a 17 años
  • Colores: Blanco, azul, plateado, rojo, marrón, gris, negro
  • Adecuado para: Familias que no son demasiado cariñosas y quieren una mascota de bajo mantenimiento que se atraviesa y divertida
  • Temperamento: Divertido, travieso, torpe, orgulloso, inteligente, enérgico.

Convivencia

Características y comportamientos basados en experiencias y opiniones de sus dueños:

Te encantará

  • Muy inteligente y capaz de aprender trucos
  • Maúlla para comunicarme contigo
  • Le encanta jugar, especialmente perseguir
  • Capaz de formar fuertes lazos con la familia.
  • Enérgico, activo y atlético

Un poco de cuidado y paciencia

  • Se involucra constantemente en tus actividades sin ser invitado.
  • Tiene que ser el gato alfa en hogares con varios gatos
  • Puede asustarse fácilmente con sonidos fuertes o extraños
  • Necesita mucho ejercicio.

Seguro lo solucionarás

  • Temerario, puede meterse en problemas si no se supervisa
  • Se resiste a que lo levanten y lo carguen.

Antes de comprar un gato Van Turco

Las familias que tienen la fortuna de convivir con un Van Turco suelen comentar que su gato siempre cree que es el que manda.

Esto se puede ver en su orgullosa manera de comportarse. No es un animal al que le guste que lo alcen o lo acurruquen.

Sin embargo, se vincula estrechamente con los miembros de su familia humana, y es probable que te siga por toda la casa.

Incluso, para hogares con niños u otros animales domésticos, un gato Van Turco puede ser una gran opción. Eso, por supuesto, si puedes encontrar uno.

Cualidades, disponibilidad y precio

Camada de van turco

Energia:4 out of 5 stars
Salud:4.5 out of 5 stars
Sociabilidad:3 out of 5 stars
Adiestramiento:3 out of 5 stars
Longevidad:4 out of 5 stars
Disponibilidad y precio:1.5 out of 5 stars

¿Qué precio tiene un gatito Van Turco?

Si quieres integrar uno de estos hermosos felinos en tu familia, debes estar preparado para desembolsar una fuerte suma de dinero y pasar bastante tiempo buscando un ejemplar.

Sólo en Estados Unidos, esta es una de las razas más raras ya que sólo nacen unos 100 gatitos al año. Ni que decir de otros lugares como Centroamérica o Sudamérica.

Originaria de Turquía, la raza es muy apreciada por el pueblo turco y actualmente está siendo preservada por el Colegio de Agricultura de Turquía. Por lo tanto, ya no es posible importar Van Turcos de ese país.

Como son tan raros, no nos debería sorprender que los gatitos Van Turcos tengan un precio prohibitivo. Además, por esta misma razón, antes de recibir tu gatito, es probable tengas que pasar mucho tiempo en una lista de espera.

Dicho esto, el precio de un gatito Van Turco puede comenzar alrededor de los 1.000 dólares.

Algunos pueden ser incluso más caros si provienen de un criador reconocido, o pertenecen a un linaje campeón.

Sin embargo, su costo no termina con su compra.

También debes tener en cuenta otros gastos adicionales que incluyen cama, caja de arena, juguetes, rascador, árbol para gato, así como el gasto anual que conlleva los controles veterinarios, su mantenimiento y la comida.

Por otro lado, debido a su rareza, es totalmente imposible que encuentres Van Turcos adultos para adopción, ya sea en refugios o centros de rescate.

3 datos acerca de los Van Turco que quizás no conozcas

Gatito van turco

Son conocidos como «gatos nadadores»

Es bien sabido que la mayoría de los gatos tienen una fuerte aversión al agua. Pero el Van Turco con su apodo de «gato nadador», es por supuesto, la excepción a la regla. Este gato se siente verdaderamente atraído por el agua.

Así que, cada vez que abras cualquier grifo de la casa, tu Van Turco se interesará bastante, y comenzará a manotear y chapotear el agua. Algo que seguirá haciendo cada vez que pueda.

Su origen se vincula a la religión

Muchos animales son protagonistas de antiguas leyendas, pero la historia del Van Turco está profundamente relacionada con la religión y el misticismo.

Incluso, la atracción de este gato por el agua se explica en un relato bíblico.

Según la historia, los Van Turcos que se encontraban en el Arca de Noé, nadaron hasta Turquía, y posteriormente llegaron al monte Ararat.

Este lugar está cerca del lago Van, que como dijimos anteriormente, es de donde la raza recibe su nombre.

Pero esta no es la única historia religiosa relacionada con esta raza. Existen otras historias tanto en la tradición judía como en la islámica, que explican las manchas de este gato.

Aunque los Van Turcos son blancos casi en su totalidad, tienen la cola de color naranja rojizo, y otras manchas grandes en el lomo y la cabeza.

La mancha de su lomo se denomina la «huella del pulgar de Alá» porque, en la historia islámica, Alá dejó dicha marca tras tocar el lomo del gato.

En la versión judía, el gato recibió un portazo en la cola cuando estaba en el arca, lo que causó su coloración rojiza. Entonces para consolarlo, Dios acarició al gato en la cabeza dejándole su marca.

Llegó a América hasta el año 1982

Dado que los relatos sobre esta raza se remontan a la historia bíblica del Arca de Noé, se asume que ha existido durante mucho tiempo.

Y lo cierto es que, en términos de antigüedad, pocas razas tienen un estatus más alto que el gato Van Turco.

No obstante, a pesar de su larga historia, no fueron reconocidos por la Cat Fanciers’ Association hasta 1994.

Esto se debe a que la primera vez que un Van Turco llegó a las costas americanas, fue en 1982.

Antes de esto, la raza recibió reconocimiento oficial en el Reino Unido, a donde llegaron por primera vez en 1955, casi 30 años antes de que uno de estos gatos llegara al continente americano.

En 1969, el Governing Council of the Cat Fancy, una asociación felina con sede en el Reino Unido, reconoció oficialmente la raza; 25 años antes de ser reconocidos por la Cat Fanciers’ Association.

Temperamento del gato Van Turco

Gato van turco esperando a su amo

El gato Van Turco tienen una gran cantidad de energía, que a muchos dueños les parece inagotable.

Le encanta jugar, trepar, saltar, correr y, en general, divertirse y al igual que los perros, adora una buena sesión de buscar y traer.

Además, a diferencia de otros gatos, le encanta jugar con al agua y lo hace durante largos periodos de tiempo.

Orgulloso, pero…

Este gato se relaciona con todos los miembros de la familia, y es muy franco con sus sentimientos en todas las situaciones.

Así que, no es es el tipo de gato que pase la noche acurrucado en tu regazo.

En lugar de ello, prefiere buscar una percha alta para treparse o buscar un juguete para jugar.

Por lo tanto, si estás considerando seriamente la adquisición de un Van Turco, tendrás que asegurarte de ofrecerle mucho entretenimiento.

Si no lo haces, lo más probable es que tus objetos de valor; serán los que se terminen convirtiendo en su entretenimiento, al arrojarlos desde los muebles más altos de la casa.

¿Son buenos para las familias?

Dado que no es un gato especialmente cariñoso, el Van Turco resulta una mascota perfecta para las familias, siempre y cuando no sean demasiado susceptibles con su indiferencia.

Convivir con varias personas le resultará bastante beneficioso, ya es un gato que adora el juego y requiere más atención que otras razas.

Con los niños…

Aunque no todos los gatos se llevan bien con los niños, sorprendentemente el Van Turco lo hace.

Sin embargo, tendrás que asegurarte de que tu hijo entienda claramente la manera en que debe interactuar con un gato.

A tu Van no le gustará que le tiren del pelo o de la cola, y podría reaccionar de una manera que tu hijo no disfrutará.

¿Se lleva bien con otras mascotas?

Uno de los rasgos más particulares del Van Turco es que, desde su punto de vista, es el que manda en la casa.

Así que, mientras todos respeten sus sentimientos de superioridad y liderazgo, todo irá bien.

Esto incluye a otras mascotas. Tu Van Turco se llevará bien con casi todo el mundo, incluidos los perros y otros gatos, siempre que todos actúen como si él fuera la autoridad suprema en el hogar.

Cuidado y salud del gato Van Turco

Hermoso gato van turco mirando fijamente a la camara

Requisitos de alimentación y dieta

A estos gatos les va bien cualquier comida comercial de alta calidad; tanto en su variedad seca como húmeda.

Sin embargo, esta raza es bastante propensa a la obesidad así que, debes tener cuidado de no sobrealimentar a tu Van Turco, para evitar que desarrolle sobrepeso.

Ejercicio

Dado que el Van Turco es un gato muy activo, no tienes que preocuparte demasiado porque haga ejercicio.

Es un felino que siempre está corriendo y jugando, lo que quema gran parte de su energía y le ayuda a mantenerse sano.

Sin embargo, aunque no es necesario diseñar un programa de ejercicio, sí debes procurar brindarle sesiones de juego interactivos, que te servirán a ti para afianzar los vínculos con tu mascota, y a tu gato para ponerse en marcha.

Adiestramiento

A pesar de ser considerado un gato muy inteligente, el Van Turco no es un felino bastante abierto al adiestramiento.

Sin embargo, es capaz de aprender rápidamente lo básico como el uso de la caja de arena.

Por otro lado, si cuentas con la suficiente paciencia, podrás enseñarle otros juegos un poco más complicados como buscar y traer.

Aseo

Con un pelaje y una apariencia tan lujosos, se podría esperar que el Van Turco, requiera de una gran dedicación para su aseo y cuidado.

Por suerte no es así. Como tiene un solo pelaje, te resultará muy fácil de cepillar y cuidar.

Todo lo que tienes que hacer es peinarlo o cepillarlo una o dos veces por semana, para que su pelaje se mantenga en plena forma.

Tampoco necesitarás bañarlo con regularidad. No es un animal muy oloroso y se acicala constantemente.

Aparte del cuidado del pelaje, sólo requiere lo básico. Así que mantén sus uñas cortadas y sus dientes limpios y tu Van Turco, permanecerá sano y a tu lado durante muchos años.

Salud y condiciones

El gato Van Turco es un felino notoriamente sano, y tiene poco o ningún riesgo de enfermedades hereditarias.

Quizás la razón de ello es el origen orgánico de su raza, ya que ésta, no ha sido producto de crías selectivas artificialmente, y con un alto grado de endogamia.

Sin embargo, sin ser necesariamente una condición de tipo genético, el gato Van Turco es más propenso a la obesidad que otras razas.

Afortunadamente, se trata de una enfermedad que puede evitarse fácilmente teniendo cuidado de suministrarle comida de calidad, libre de carbohidratos, cereales o proteínas vegetales de difícil digestión, y asegurándote de no sobrealimentarlo.

Lo anterior, deriva en la importancia de las visitas periódicas al veterinario, independientemente de lo saludables que sean los gatos de esta raza.

Macho vs. hembra

Cuando se trata de personalidades, los machos y las hembras del Van Turco son bastante similares.

Sin embargo, físicamente, los machos son mucho más grandes. Pueden pesar hasta 9 Kg, mientras que las hembras alcanzan un máximo de 6 kg.

Conclusiones

Si buscas un gato mimoso que se acurruque sobre ti durante tu película favorita, el Van Turco no es tu mejor opción.

Por otro lado, si lo que quieres es un gato con el que sea divertido jugar y que te divierta con diversas payasadas, a costa de un poco de travesura, entonces el Van Turco es perfecto para ti.

Además, a pesar de su orgullo y actitud indiferente, puede llevarse bien con los niños y otros animales domésticos. Claro, siempre y cuando todos entiendan, que él, es el jefe del hogar.


Fuentes y enlaces

error: Content is protected !!