10 razones por las que mi gato defeca fuera de la bandeja con soluciones

¿Tu gato está defecando fuera de la bandeja? ¿Te preguntas por qué tu gato hace caca por toda la casa repentinamente?

Existen varias razones para este comportamiento: problemas médicos, estrés y, en ocasiones, cuestiones relacionadas con su propia bandeja de arena.

La buena noticia es que existen varias formas de resolver este problema y en este artículo te explicaremos cada una de ellas.

¡Pero espera…!

Imagínate convivir con tu gato sin tener que lidiar con este tipo de problemas.

Haz clic para aquí para entender y educar a tu gato.

10 causas por las que tu gato defeca fuera de la caja

veterinario examinando un gato sobre la mesa de consulta

Diarrea

Si tu gato ha tenido dificultades con la diarrea, es posible que simplemente no haya podido llegar a su bandeja sanitaria a tiempo. Al igual que los seres humanos, los cólicos en los gatos también causan unas ganas de ir al baño bastante repentinas e incontrolables, y en algunos casos, simplemente no llegan.

Estreñimiento

Cuando un gato sufre de estreñimiento, es posible que también experimente dolor y que lo asocie con su bandeja de arena. Por lo tanto, se tornará reacio a utilizar su bandeja para evitar repetir dicha experiencia.

Problemas urinarios

En términos de dolor, los problemas urinarios pueden ser similares e incluso más agudos que el estreñimiento y, de igual manera tu gato puede asociar esta incomodidad con su bandeja de arena, obligándolo a buscar otros sitios donde defecar

Existen diversas condiciones dolorosas que pueden afectar al tracto urinario de tu gato:

Infección del tracto urinario (ITU)

Si tu gato incrementa las visitas a su bandeja sanitaria, pero orina muy poca cantidad, es posible que tenga una infección del tracto urinario. Esta es una condición que de no tratarse por tu veterinario puede llegar a ser una condición muy seria.

Cálculos renales

Al igual que en la ITU, si tu gato tiene una obstrucción causada por cálculos renales, intentará orinar con frecuencia, pero experimentará mucho dolor. Por lo general, se queja al intentar orinar y su abdomen estará bastante sensible. De nuevo, consulta a tu veterinario tan pronto como puedas.

Cistitis intersticial felina

Se trata de una enfermedad que provoca la inflamación de la vejiga, haciendo que el gato tenga que esforzarse para orinar, pero sin mucho éxito. De nuevo, se produce dolor, puede haber sangre en la orina y tu felino se lamerá con frecuencia.

Lleva de inmediato tu gato al veterinario si sospechas que puede estar sufriendo alguna de estas condiciones médicas.

Caja de arena sucia

Como todos sabemos, los gatos son criaturas bastante quisquillosas, y tienen un increíble sentido del olfato. Si la bandeja de arena no se mantiene lo suficientemente limpia, puede decidir que hacer caca en otro lugar es una experiencia más agradable que usar su arenero.

Por experiencia, muchos dueños recomiendan recoger la arena una o dos veces al día y lavar la bandeja con agua y jabón una vez a la semana, aunque puede ser suficiente una vez al mes cuando utilizas arena aglomerada.

Ubicación de la caja de arena

una bandeja mal ubicada puede hacer que tu gato defeque fuera de ella

Si la bandeja de arena está en un lugar ruidoso, en especial con mucha actividad, o si no es de fácil acceso para tu gato, la comenzará a evitar en muy poco tiempo. Para facilitar el acceso a la bandeja, evita situarla en sótanos, escaleras y pisos elevados, a menos que pongas una bandeja en cada planta y en una ubicación tranquila y privada.

Nuevas situaciones de estrés

Si un nuevo animal o miembro de la familia ha llegado a tu casa o te has mudado recientemente, tu gato puede sentirse estresado lo que puede causar que tu gato defeque fuera de la bandeja.

Los gatos son criaturas de costumbres y prefieren cierta estabilidad en sus vidas, por lo que es posible que tengas que esperar un comportamiento inusual, cuando por alguna razón le alteras su sentido de seguridad.

Tu gato acaba de ser adoptado

Este punto es similar al anterior. Cuando un gato ha pasado por la estresante situación de ser adoptado, necesitará un poco de tiempo para adaptarse a su nueva y muy diferente vida.

Por lo tanto, es de esperar que se presenten algunos accidentes en el que tu gato desconozca o no encuentre su bandeja de arena, o tenga algo de inseguridad mientras se adapta a ti y a su nuevo entorno.

Problemas con el lecho sanitario o la bandeja de arena

un lecho higiénico demasiado escaso hace que tu gato defeque fuera del área

Una vez más, sabemos que los gatos son bastante quisquillosos, así que es muy posible que no le guste la arena o le incomode el diseño de la bandeja.

La mayoría de los gatos prefieren las cajas de arena descubiertas, ya que no les gusta sentirse atrapados mientras hacen sus necesidades. Por lo tanto, por lo menos al comienzo es preciso ir a la fija con una caja descubierta, o con techo pero que sea lo suficientemente grande.

Por otro lado, la sensación de la arena en sus patas es otro es otro factor a considerar. Para ello, es probable que requieras de un poco de ensayo y error con el fin de averiguar, con qué tipo de arena es la que se siente más cómodo.

Muchos gatos, pocas bandejas

demasiados gatos para una bandeja puede generar problemas

No contar con las suficientes banderas para todos los gatos de la casa, es una situación que en ocasiones causa conflictos. Además, no falta que alguno de los gatos comience a crear una situación de estrés, que les impida utilizar su bandeja a los otros gatos.

Para evitar cualquiera de estas situaciones, la regla general es que debe haber una bandeja por gato más una adicional. Esto significa que, si tienes dos gatos, necesitarás tener tres bandejas sanitarias.

Cuestiones de accesibilidad

bandeja poco conveniente para gatos con limitación de movimiento

Puede darse el caso de que la bandeja tenga los laterales tan altos que dificulten el acceso de un gatito pequeño. Por otro lado, también es probable que una bandeja con entrada superior no sea la más apropiada para un gato mayor, con problemas de movilidad.

Cómo solucionar la defecación fuera de la bandeja

El problema de que tu gato haga caca fuera de su bandeja depende de la situación en la que te encuentres. Pensando en esto, aquí hemos cubierto todas las situaciones anteriormente mencionadas y adelante encontrarás, las soluciones más prácticas a este problema:

Problemas médicos

El primer paso consiste en llevar a tu gato al veterinario para descartar cualquier tipo de problema médico que pueda agravarse.

Tu veterinario también te orientará sobre otras cosas relativas al manejo del estrés, y lo más probable es que te ofrezca algunas ideas para cambiar la conducta inapropiada y eliminar el problema.

Imagínate convivir con tu gato sin tener que lidiar con este y otros problemas potencialmente desagradables.

Haz clic para aquí para aprender de verdad a educar y entender a tu gato.

En ese orden de ideas, si tu gato ha tenido diarrea; una vez que la trates, el problema debería resolverse por si solo.

Eso sí, asegúrate de utilizar un limpiador enzimático cuando limpies los accidentes, para evitar que tu gato detecte el olor y se sienta tentado a volver al mismo sitio.

De la misma forma, si tu gato ha tenido estreñimiento acompañado de una experiencia dolorosa que haya asociado con su bandeja, es posible que tengas que probar algunas cosas para que vuelva a sentirse cómodo al usar su bandeja de arena.

En ese caso sigue los siguientes consejos:

  • Ubica la bandeja de arena de tu gato en un lugar diferente y asegúrate de que se encuentre en un espacio que lo haga sentirse seguro. Tu gato necesita tener la seguridad de que puede escaparse si es necesario, hacia un lugar tranquilo donde otras mascotas y niños no se le acerquen.
  • Si esto no parece funcionar, prueba poner varias bandejas de arena en otros lugares para ofrecer más opciones.
  • Llena su bandeja con una arena diferente a la habitual, y cerciórate de que el lecho sanitario quede con una profundidad de 2 a 3 centímetros.
  • Intenta jugar con sus juguetes preferidos cerca de su bandeja de arena. Sin embargo, no pongas nunca su comida cerca de su bandeja, ya que a los gatos no les gusta defecar u orinar cerca de su comida.

Si has probado todas estas sugerencias y tu gato sigue evitando el arenero, tal vez ha llegado el momento de asesorarte con un especialista en comportamiento animal.

Problemas de estrés

El estrés puede llevar a tu gato a tener un comportamiento inapropiado de muchas maneras, y entre ellas se incluye defecar fuera de su caja.

Sin embargo, adelante encontrarás algunas soluciones que pueden ayudar a que tu gato vuelva o aprenda a defecar en su bandeja de arena.

  • Empieza por mantener limpia la caja de arena: recoge los residuos al menos una vez al día y una vez a la semana, cambia su lecho sanitario con arena fresca, no sin antes lavar la bandeja con agua y jabón.
  • Ensaya con un nuevo tipo de arena. A algunos gatos no les gusta la arena perfumada, por lo que es recomendable utilizar arena sin perfume y con una textura fina. Para saber cuál es la que más le gusta, ensaya con dos bandejas una al lado de otra para que le quede fácil elegir su favorita. Una vez que haya mostrado su preferencia, retira las otras bandejas y continúa usando la arena elegida.
  • Asegúrate de que la bandeja sanitaria no esté cubierta ni tenga recubrimientos u obstáculos que dificulten el ingreso de tu gato. A la mayoría de los gatos no les gustan las cajas de arena cubiertas ni los revestimientos. Si es un gatito pequeño, o un gato mayor con problemas de movilidad, debes asegurarte que sus lados sean lo más bajos posibles.
  • Verifica que la bandeja sea lo suficientemente grande para tu gato. Esto significa que por lo menos debe ser 5 veces la longitud de tu felino.
  • Sitúa la bandeja de arena en el lugar más tranquilo posible. No es conveniente que esté junto a la puerta de entrada o al lado de un electrodoméstico ruidoso (lavadora, por ejemplo). Si la pones en una habitación pequeña o armario, asegúrate de no cerrar nunca la puerta.

Si el problema continúa

Si tu gato sigue defecando fuera de su bandeja a pesar de haberla cambiado por una con bordes más bajos, haber sustituido el lecho sanitario (arena) y haber retirado los revestimientos, tapas o cualquier cosa que impida el acceso, entonces tendrás que cambiar el enfoque.

Para ello, debes encaminar todos tus esfuerzos para hacer de la zona o zonas donde está defecando actualmente, sea lo menos atractiva posible.

  • Empieza por limpiar los desechos con un limpiador a base de enzimas, que eliminará cualquier olor persistente que pueda seguir atrayéndolo a ese lugar.
  • Cubre las áreas en las que ha defecado con cinta adhesiva de doble faz, o material ruidoso como papel de aluminio. A los gatos no les gusta la sensación de la cinta adhesiva en sus patas, y el papel de aluminio los espanta. También puedes utilizar un spray disuasivo con sensor de movimiento.
  • Si se trata de una habitación, asegúrate de dejar la puerta cerrada o intenta que sea lo más inaccesible posible.
  • Duplica las preferencias de tu gato. Por ejemplo, si parece que siempre hace sus necesidades en un área específica de la alfombra, pon un poco de alfombra en el fondo de su caja de arena (o baldosas si ese es el caso).
  • Considera la posibilidad de utilizar feromonas en difusores o espray ya que se sabe que son muy eficaces para reducir el estrés en los gatos. Muy seguramente esto le ayudará a regresar a su bandeja, cuando la ha estado evitando a causa del estrés.

Lo que no debes hacer

quitando el desastre con un limpiador enzimático

Llegar a casa después de un largo día de trabajo y encontrar un regalo en la mitad de la sala, precisamente no es la mejor bienvenida de todas.

Esto te puede causar irritación, pero independientemente si te ha dejado un regalo o lo has pillado in fraganti, lo primero que debes hacer es calmarte, y evitar hacer lo siguiente:

  • Evita utilizar cualquier limpiador a base de amoníaco, ya que estos productos imitan el olor de la orina, de hecho, podría seguir atrayendo a tu gato para que siga cagando en la misma zona y fuera de su bandeja. En ese sentido, un buen limpiador a base de enzimas no debe faltar en tu equipo de aseo.
  • No te dejes llevar por la ira. No arrastres ni sujetes a tu gato de la nuca para restregar su nariz en las heces. Eso sería un pésimo comportamiento de tu parte. Te digo, eso es maltrato animal y si lo tratas así, mejor busca a otra persona que lo cuide y lo quiera.
  • No lo regañas, ya que tu gato no tiene el mismo punto de vista que tú acerca de su comportamiento y, por lo tanto, además de no entenderte te cogerá miedo.
  • No mantengas a tu gato encerrado en una pequeña habitación con su caja de arena durante largos periodos de tiempo (días o semanas). Eso no servirá de nada e incrementará notablemente el estrés en tu gato.

Conclusión

Ahí lo tienes. Existen múltiples razones por las que tu gato puede comenzar a defecar fuera de su bandeja de arena y múltiples métodos para solucionar el problema.

Lo más importante es asegurarte de que tu gato goce de buena salud y de que esté cómodo y feliz.

Por lo tanto, si no puedes averiguar el problema, llevarlo al veterinario para descartar cualquier enfermedad. El veterinario está en capacidad de averiguar cuál es el problema (incluso si es por estrés u otra cosa) y ayudarte a solucionarlo.

Asegúrate de que tienes suficientes lugares disponibles para que tu gato se sienta seguro, como estanterías y árboles para gatos, y suficientes juguetes y momentos de juego para que se sienta cómodo y querido. Un entorno positivo contribuirá en gran medida a que su gato se sienta seguro y protegido.

error: Content is protected !!