Sphynx

Existen pocos animales tan reconocibles al instante como el gato Sphynx. Esta belleza sin pelo es adorable, mimosa e increíblemente amistosa, lo que la convierte, en una mascota distintiva y divertida de tener.

Sin embargo, no está exento de inconvenientes. Es un gato estrictamente de interior, ya que, por sus características físicas, no soporta muy bien las inclemencias del tiempo (y para un Sphynx, incluso un día medianamente soleado es demasiado).

También son extremadamente necesitados, por lo que no son una buena opción para alguien que permanece la mayor parte del tiempo fuera de casa.

Popular pero poco conocido…

Aunque todo el mundo puede identificar un gato Sphynx, lo cierto es que son pocas las personas que han tenido uno, o han interactuado con él.

Así que, si estás considerando en llevarte uno de estos hermosos gatos a tu casa, lo más probable es que quieras aprender un poco más sobre la raza antes de hacerlo.

Dicho esto, hemos preparado la siguiente guía que te guiará a través de todo lo que necesitas saber, sobre la personalidad, y el cuidado de esta fantástica mascota.

Características básicas

  • Altura: 20 a 25 cm
  • Peso: 4 a 7 kg
  • Esperanza de vida: 8 a 14 años
  • Colores: Blanco, negro, rojo, marrón, lavanda, bicolor, calicó, atigrado, carey, puntiagudo, visón
  • Adecuado para: Familias numerosas, aquellas que buscan un gato parecido a un perro
  • Temperamento: Cariñoso, amistoso, extrovertido, travieso, juguetón, hablador, necesitado.

Convivencia

Características y comportamientos basados en experiencias y opiniones de sus dueños:

Te encantará

  • Devoto y leal
  • Le encanta jugar, especialmente perseguir
  • Personalidad peculiar y entretenida
  • Le encanta saltar y estar en lugares altos
  • Social: disfruta de la compañía de otros gatos y personas
  • Muy inteligente y capaz de aprender trucos.

Un poco de cuidado y paciencia

  • Es posible que desee participar constantemente en tus actividades
  • No debe dejarse solo durante largos períodos de tiempo
  • Demasiado hablador para el gusto de algunas personas.

Seguro lo solucionarás

  • Malicioso cuando no se le presta suficiente atención.

Antes de comprar un gato Sphynx

De gatitos, los Sphynx son bastante hiperactivos y distraídos, pero conservan mucho de su personalidad hasta la edad adulta. Así que su comportamiento cuando son jóvenes, te dará una buena idea acerca de la forma en que actuarán cuando sean adultos.

Es de esperar entonces que tu Sphynx viva en constante movimiento, excepto cuando decida que tu regazo, es el mejor lugar para acurrucarse, algo que se toman muy en serio.

Pues a estos gatos les encanta dar y recibir afecto; así que, si eres una persona bastante exigente en cuanto a mantener tu burbuja personal, entonces puede que el Sphynx no sea la mejor opción para ti.

También requieren mucha atención, de hecho, la exigen. Si traes un Sphynx a casa, enhorabuena, acabas de conseguir un trabajo a tiempo parcial como lanzador de juguetes o compañero de lucha.

Perseguirán cualquier cosa que se mueva, incluyendo cuerdas, juguetes de plumas o tus pies.

Con el tiempo, estos pequeños gatos crecerán, al menos físicamente. Sin embargo, mantendrán ese espíritu juguetón e inquisitivo toda su vida.

Cualidades, disponibilidad y precio

Camada de gatos sphynx Esfinge

Energia:4.5 out of 5 stars
Salud:3.5 out of 5 stars
Sociabilidad:5 out of 5 stars
Adiestramiento:4.5 out of 5 stars
Longevidad:4 out of 5 stars
Disponibilidad y precio:2 out of 5 stars

¿Qué precio tiene un gatito Sphynx?

Existe una razón por la que probablemente no te hayas encontrado con muchos Sphynx en tu vida: ¡son increíblemente caros!

Los precios empiezan en el rango de los 1.500 dólares, y a partir de ahí, lo único que puedes esperar es que su precio suba.

De hecho, sólo pagarás esa cantidad si encuentras un criador que esté empezando y esté dispuesto a aceptar menos dinero, a cambio de establecer su reputación.

Por otro lado, si deseas un Sphynx con pedigrí premium, tendrás que recurrir a un criador ya establecido. En ese caso, el precio podría superar fácilmente los 6.000 dólares, e incluso, podría ser bastante más que eso, en caso de que quieras un gato con calidad de exposición.

Como es de esperar, es imposible encontrar un gato tan valioso en un refugio, o a través de un grupo de rescate.

En este caso, lo cierto es que tendrás que pagar por uno, así que ahórrate la molestia.

Criadores y buenas prácticas de cría

Dado el precio de estos animales, no es de extrañar que existan criadores que solo piensen en perseguir el máximo beneficio, sin invertir en buenas prácticas de crianza, y una política de calidad que garantice la salud del gatito.

Para descartarlos, pide referencias y en la medida lo posible, visita sus instalaciones.

Estos gatos deben ser amables y bastante sociables, incluso con los extraños, así que si no lo son, es una importante señal de alarma.

3 datos acerca de los Sphynx que quizás no conozcas

Gatito sphynx Esfinge

Sorprendentemente, no son hipoalergénicos

Uno esperaría que un gato sin pelo fuera hipoalergénico, y aunque el Sphynx se acerca, no es completamente seguro para los alérgicos.

En realidad, no es el pelo del gato lo que provoca las alergias, sino una proteína segregada por sus glándulas sebáceas.

Y el Sphynx sigue produciendo algo de dicha proteína a pesar de su casi total, ausencia de pelo.

A decir verdad, en comparación a otros gatos, es mucho menos probable que irriten los sistemas respiratorios sensibles, pero no hay garantía.

Ahora, es posible que puedas mitigar un poco el peligro bañándolos regularmente, pero incluso así, puedes encontrarte moqueando y estornudando cerca de estos animales.

No son completamente calvos

Aunque parezcan completamente calvos, los Sphynx están realmente cubiertos de un fino pelaje, no muy diferente al de la gamuza o la piel de un melocotón.

Esto les da una textura maravillosa, que puede sorprender, ya que por lo general, cuando las personas lo acarician, esperan sentir un contacto puro de piel con piel.

Sin embargo, no tienen bigotes ni pestañas, algo que para algunas personas puede resultar chocante cuando se nota por primera vez, aunque para otras, les parece un rasgo hermoso y fascinante.

Además, la falta de bigotes y pestañas no parece molestar a estos gatos, ya que funcionan bien sin ellos.

Se presentan en una amplia variedad de colores y patrones

Estos gatos están llenos de sorpresas. Otra cosa que no se espera de un animal sin pelo, es la capacidad de lucir tanta variedad de colores y patrones.

Sin embargo, los Sphynx se las arreglan para conseguirlo, ya que su piel está pigmentada, lo que les permite adoptar muchos colores.

Gracias a esto, podrás encontrar Sphynx en casi cualquier color o patrón que desees, incluyendo sólido, calicó, carey, y otros.

Es más, si buscas lo suficiente, muy seguramente podrás encontrar ese gato Sphynx negro que tanto deseas.

Breve historia del Sphynx

Los gatos sin pelo existían antes de que aparecieran los Sphynx, pero siempre eran accidentes genéticos.

Había un gato calvo aquí o allá, pero no se quedaba mucho tiempo. El Sphynx fue la primera raza de gatos, cuya crianza selectiva se diseñó deliberadamente para no tener pelo.

Pero vamos a la historia…

Una mutación genética aleatoria hizo que nacieran tres gatos sin pelo en Toronto en 1966.

Los criadores de los gatos se enamoraron de sus nuevas mascotas calvas, así que, decidieron intentar criar más gatos que compartieran esta misma mutación.

No tuvieron un éxito inmediato, ya que disponían de una reserva genética limitada.

Esto causó anormalidades genéticas imprevistas en muchos gatos, y bastantes de los primeros gatitos no sobrevivieron, debido a las limitaciones impuestas por las mutaciones.

Sin embargo, al final consiguieron crear gatos que tuvieran una descendencia calva de forma sistemática.

Esta adorable anomalía genética captó rápidamente la atención de los amantes de los gatos, tanto en Canadá como en Estados Unidos, causando que su popularidad se disparara en muy poco tiempo.

El Sphynx es mucho más conocido en Norteamérica que en otras partes del mundo, pero su popularidad está empezando a crecer en Europa.

Sin embargo, debido a sus problemas de salud y a lo desorbitado de su precio, es probable que dicho popularidad sea limitada en el futuro.

Temperamento del gato Sphynx

Gato sphynx Esfinge juzgando a otro gato

Los Sphynx son algunos de los gatos más amistosos y cariñosos del mundo, y muchas personas los comparan con los perros en términos de comportamiento.

Son gatos que te saludarán en la puerta en cuanto llegues a casa, y luego te seguirán por toda la casa hasta que te vayas de nuevo.

También son acogedores con los extraños. No correrán a esconderse bajo la cama en cuanto lleguen los invitados, sino que saldrán a recibirlos con entusiasmo.

Al fin y al cabo, las nuevas personas no son más que nuevas oportunidades para recibir caricias.

Sin embargo, no esperes tener mucha paz y tranquilidad con un Sphynx cerca.

Estos gatos son unos auténticos charlatanes y te hablarán siempre que estés cerca (y cuando no lo estés, te preguntarán constantemente dónde estás).

Los Sphynx son inteligentes y curiosos a partes iguales, dos cosas que a veces pueden jugar en su contra. Se meten en todo lo que hay en tu casa, así que no te sorprendas si al llegar te encuentras con que las encimeras de la cocina han sido reorganizadas.

Sin embargo, esa capacidad cerebral hace que sean fáciles de adiestrar, y muchas personas han enseñado a sus Sphynx a buscar y realizar otros trucos similares.

¿Son buenos para las familias?

Será difícil encontrar un gato más familiar que el Sphynx. Este gato adora a todo el mundo, incluso a los niños pequeños y como no les va bien solos, encajan perfecto en una familia numerosa.

Así que, probablemente te veas obligado a interrumpir las peleas entre tus hijos, para ver a quién le toca abrazar al gato.

Los Sphynx son perfectamente felices saltando de regazo en regazo, absorbiendo todo el afecto posible antes de pasar a su siguiente objetivo.

Sin embargo, a diferencia de otros animales condependientes, no son propensos a apegarse demasiado a determinados miembros de la familia.

Por otro lado, si eres de los que piensa que los animales no deben estar en los muebles, puede que no te lleves bien con el Sphynx.

A estos gatos les encanta meterse en la cama contigo, y es probable que los encuentres bajo las sábanas, cuando te despiertes por la mañana.

Todo este afecto puede sonar bien, pero asegúrate de estar en las condiciones de proporcionar a tu gato, la atención que requiere.

El Sphynx es un gato increíblemente sociable al que no le va bien cuando queda solo.

Por lo tanto, si no vas a estar en casa la mayor parte del tiempo, sería muy cruel adoptar un animal tan necesitado.

¿Se lleva bien con otras mascotas?

El Sphynx adora a casi todas las personas con las que entra en contacto, incluidos los perros. Dado que tiene un comportamiento similar al de un canino, es lógico que considere a tu perro como su alma gemela.

Sin embargo, esto no quiere decir que se pueda involucrar a uno de estos gatos en un hogar con muchos perros y esperar que prospere.

Tanto el gato como el perro deben estar bien socializados y aclimatarse lentamente el uno al otro, antes de quedarse solos.

Las cosas suelen ir mejor cuando el gato ya está establecido en el hogar y el perro se introduce como un cachorro.

Esto proporciona al Sphynx la oportunidad de establecerse y enseñar al cachorro quién es el jefe.

También pueden llevarse bien con otras mascotas, pero sólo hasta cierto punto. Al fin y al cabo, sigue siendo gato, así que probablemente no jugará adecuadamente con tu periquito o tu hámster.

Se llevan bien con otros gatos, pero lo hacen mejor con otro Sphynx. Además, esto le brinda un objetivo adecuado para el desarrollo de su codependencia natural.

¿El gato de terapia perfecto?

Los Sphynx se utilizan a menudo como animales de terapia y compañía debido a su naturaleza intensamente leal y afectuosa.

Son excelentes mascotas para hospitales y centros de rehabilitación, ya que son cariñosos y acogedores con extraños y miembros de la familia.

Además, suelen ser tranquilos a la vez que juguetones y cariñosos lo que deriva en una mezcla poco frecuente, que resulta bastante apropiada.

¿Porque?

La mayoría de los animales cariñosos pueden ser dominantes, lo que los convierte en un peligro potencial para personas con problemas de movilidad y otras condiciones similares.

Extremadamente empático…

La feroz inteligencia de esta raza también la hace extremadamente empática.

Este gato puede detectar el estado de ánimo de su dueño y reaccionar en consecuencia.

Esto significa se acercarán a ti y de ofrecerán cariño cuando noten que te sientes mal (aunque, para ser justos, se acercarán a ti y te ofrecerán cariño independientemente de como te sientas).

También para solteros…

Aunque prosperan muy bien en familias numerosas, su empatía natural lo convierte en un compañero maravilloso para las personas solteras.

Nunca conocerás a un amigo tan leal y fiable como tu Sphynx, y te dará toda la devoción que esperarías de un perro, con una fracción de las babas.

Si lo necesitas protegerlo…

Si piensas que puedes beneficiarte de un Sphynx como gato de terapia, recuerda pedir a tu profesional de la salud mental, una «receta» para un animal de apoyo emocional.

Una simple carta de un terapeuta cualificado te protegerá contra la discriminación, asegurando que tú y tu Sphynx nunca puedan ser separados.

Cuidado y salud del gato Sphynx

Hermoso gato sphynx Esfinge guiñando un ojo

Si quieres tener un Sphynx por primera vez, es muy probable que no hayas pasado mucho tiempo con estos animales.

Aunque la mayoría de sus necesidades son las mismas que las de cualquier otra raza de gatos, tiene algunos requerimientos que son únicos y que deberías conocer antes de llevarte uno de estos gatos a casa.

A continuación, te explicaremos los aspectos más importantes que debe tener en cuenta antes de adoptar una de estas maravillas arrugadas.

Requisitos de alimentación y dieta

Debido a su falta de pelo, los Sphynx tienen que trabajar más para mantener su cuerpo caliente. Como resultado, gastan un gran número de calorías, las cuales deben ser reemplazadas.

Por lo tanto, tendrás que alimentar a este gato un poco más de lo que alimentarías un gato promedio de diferente raza.

Su dieta debe estar basada principalmente en carne. Así que busca un alimento que sea rico en proteínas de origen animal y libre de carbohidratos y proteínas de origen vegetal.

De la misma forma, evita cualquier subproducto cárnico. Los cortes de baja calidad a menudo proceden de sobrantes, u otros productos con bajo valor nutricional como cartílagos, huesos, y piel. Por lo tanto, no querrás que tu gato los coma.

Recomendamos mezclar la comida húmeda con croquetas secas. Esto no sólo le proporcionará más calorías, sino que las croquetas también le ayudarán a limpiar sus dientes.

También considera la posibilidad de experimentar con una dieta de alimentos crudos preparados en casa.

Dicho esto, cuídate de sobrealimentar a tu Sphynx. No quieres que se vuelva obeso, ya que eso es terrible para su salud.

Ejercicio

Los Sphynx son animales extremadamente juguetones, por lo que no es difícil darles todo el ejercicio que necesitan.

De hecho, es probable que insistan en ello, así que lo único que hay que hacer es complacerlos.

Al no tener pelo, no son aptos para vivir en el exterior, por lo que no se les puede dejar salir a correr y perseguir pájaros.

Esto significa que tendrás que ocuparte de sus necesidades en términos de ejercicio.

Proporcionarle una gran variedad de juguetes para que juegue a sus anchas y a través de ello, motivarlo a realizar el ejercicio que necesita mientras tu te diviertes a lo grande.

Si piensas que no estás en la capacidad de proporcionar a tu Sphynx suficiente ejercicio, puede que tengas que considerar traer otro animal (preferiblemente otro Sphynx).

Cuando un Sphynx encuentra el compañero de juegos adecuado, puede luchar y perseguirse durante horas.

El Sphynx es un atleta dotado por naturaleza, por lo que es recomendable invertir en un árbol para gatos, que sea lo más alto que puedas permitirte.

De lo contrario, puede decidir que tus cortinas son lo mejor para trepar.

Adiestramiento

Aunque la idea de adiestrar a un gato puede parecer una quimera, el Sphynx es extremadamente inteligente y deseoso de complacer. Esto lo convierte en un material de adiestramiento de primera clase.

Al gato Sphynx se le puede enseñar hacer trucos básicos como traer, responder a su nombre y a obedecer muchas órdenes con bastante rapidez.

Sin embargo, el adiestramiento resulta más fácil cuando se le enseña a hacer algo, para lo que ya ha demostrado cierta predisposición.

Otra cosa importante, es la utilización de un refuerzo positivo cada vez que entrenes a tu Sphynx.

Es un animal sensible y si lo castigas, probablemente se retraiga, lo que anula por completo el propósito del entrenamiento.

Esto se extiende también a la modificación del comportamiento. Si tu gato está haciendo algo que no te gusta (como arañar los muebles), es probable que cualquier medida punitiva que adoptes, no resuelva el problema.

En su lugar, redirige su atención a una actividad similar (como arañar su árbol para gatos) y compensarlo cuando se comporte de la manera adecuada.

Adiestrar a un gato no es tan fácil como adiestrar a un perro, pero no encontrarás un felino más obediente que el Sphynx.

Es una mascota excelente tanto para los primerizos, como para cualquier amante de gatos con experiencia.

Aseo

Es posible que todo lo que se suponga sobre el aseo de un gato sin pelo pueda ser erróneo.

Por lo general, se tiende a pensar que un gato sin pelo debe requerir muy poco mantenimiento. Sin embargo, no es así, ya que los Sphynx requieren bastante aseo.

Aunque no es necesario cepillarlos, habrá que bañarlos con bastante frecuencia, al menos una o dos veces por semana.

Esto es necesario para mantener sus aceites naturales equilibrados, lo que ayuda a prevenir problemas de la piel, además de prevenir manchas en tus muebles.

Asegúrate de fregar entre todos los pliegues de la piel, ya que las proliferan fácilmente en esos recovecos.

Por otro lado, los gatos de esta raza producen más cera en los oídos que otras razas, por lo que tendrás que limpiarles las orejas al menos una vez a la semana.

También deberás cepillar sus dientes varias veces a la semana, y cortarle las uñas cuando sea necesario.

Cortar las uñas de un Sphynx no es lo mismo que con otras razas, ya que tienden a acumular aceite y residuos bajo sus garras.

Lo bueno es que puedes encontrar herramientas de aseo diseñadas específicamente para el Sphynx, las cuales pueden ayudarte con esta tarea.

Como es de esperar, estos gatos no toleran el frío. Así que una vez que la temperatura comience a bajar, será conveniente ponerle a tu gato un jersey u otra ropa para ayudarle a mantenerse caliente.

Salud y condiciones

Los Sphynx no son propensos a padecer tantas enfermedades genéticas graves, como normalmente se dan en gatos de otras razas.

Sin embargo, son propensos a desarrollar otras condiciones que aunque menos graves, requieren de cuidado. Conozcámoslas:

Problemas de piel

Los Sphynx desarrollan frecuentemente problemas de piel como sarpullidos e infecciones por hongos.

Por esta razón, es tan importante bañarlos con frecuencia y secarlos muy bien, para evitar este tipo de infección.

Quemaduras en la piel

Por la característica de su piel, es fácil que sufran quemaduras solares si permanecen demasiado tiempo al sol, por lo que conviene mantenerlos en el interior (o tapados si se aventuran al exterior).

Y en ese sentido, el cáncer de piel no es tan frecuente, pero han habido casos. Por lo tanto, debemos estar muy atentos a cualquier irregularidad de la piel, que aparezca de un momento a otro y cambie tamaño.

Problemas respiratorios

El Sphynx también es algo propenso a desarrollar problemas respiratorios.

Por ello, los criadores responsables se niegan a liberar a los gatos hasta que tienen al menos 14 semanas. Esto, aunque supone casi el doble de tiempo que otros gatos, es una buena práctica de crianza que previene el problema.

En definitiva, los Sphynx son propensos a sufrir algunos problemas pero lo bueno, es que la mayoría de ellos no son demasiado graves.

Lo importante aquí, es no fallar con las revisiones veterinarias periódicas, para estar atento a solucionar a tiempo cualquier problema que pueda surgir.

De esta manera, no sólo protegeras la salud de tu gato, también protegerás la salud de tu billetera.

Macho vs. hembra

El Sphynx macho tiende a ser un poco más grande que la hembra, pero no es una gran diferencia; por lo general algo más que 1 kg y unos cuantos centímetros.

Los machos también suelen ser más mimosos, aunque las hembras no se quedan atrás en ese aspecto.

Sin embargo, las hembras suelen preferir el afecto a su manera, mientras que los machos lo aceptan como sea.

Una hembra puede alejarse en medio de las caricias, mientras que los machos se quedarán sentados y absorberán todo el amor que estés dispuesto a darle.

Las hembras suelen ser mejores cazadoras, lo que significa que también les gusta jugar más que a los machos.

Si tienes uno un ejemplar de cada uno, no te sorprendas si el macho se acurruca en tu regazo mientras la hembra, persigue la cuerda o ptea una pelota.

En definitiva, las diferencias entre los dos sexos son escasas, pero están ahí.

Sin embargo, lo más seguro es que quedes completamente encantado con tu Sphynx, independientemente del sexo que adoptes.

Conclusiones

No hay muchos animales, que sean tan cariñosos y juguetones como el Sphynx.

A este gato le encanta hacerse el tonto y acurrucarse a partes iguales.

Así que cuando no está corriendo por la casa a toda velocidad, es probable que esté acurrucado en tu regazo.

Sin embargo, no es para todo el mundo. En primer lugar, resulta demasiado caro tanto comprarlo como mantenerlo y en segundo lugar, son propensos a algunas enfermedades, que de no prevenirlas a tiempo, pueden suponer una pequeña fortuna en facturas veterinarias.

Además, no se les puede dejar salir, ya que su falta de pelo les hace poco aptos para el medio ambiente exterior.

Aparte de eso, si deseas un gato hermosamente diferente pero que a la vez sea cariñoso y divertido, no puedes equivocarte con un Sphynx. Muchas personas afirman que una vez que tienes un Sphynx, no volverás a tener gatos de otras razas.


Fuentes y enlaces

error: Content is protected !!